Reconocimiento especial a los padres agustinos recoletos

DSC09536

Los frailes agustinos recoletos recibiendo el homenaje

Fray Ricardo Rebolleda | Lima |El día 1 de mayo, Nuestra Señora de Chapi, fiesta mayor en Arequipa –Perú- se cumplía 50 años de la bendición del templo de Nuestra Señora de Chapi.

Don Nelson Marroquín P., actual administrador parroquial, cursa una invitación a los padres agustinos recoletos para

* Presidir la celebración de la misa de fiesta y la homilía.

* Develar la placa recordatoria de este acontecimiento.

* Recibir la Condecoración de parte del Municipio de Miraflores a la O.A.R.

DSC09540Pareció bien al padre vicario provincial, fray Ricardo Rebolleda, atender a esta invitación. Quiso que estuvieran presentes con él los padres Rogelio Ponce, hijo de Arequipa y uno de los últimos párrocos que sirvió en la parroquia y el padre Edwin Sánchez, párroco que entregó en agosto de 2008 la parroquia al señor obispo.

Cuando nuestros padres llegaron  a Arequipa el 20 de agosto de 1944 a la parroquia de “San Antonio abad” de Miraflores, Chapi era un caserío dentro de la jurisdicción de la parroquia San Antonio abad. Nuestros padres, ante un rumor que venía de lejos, antes de llegaran los agustinos recoletos, en 1964 se pusieron a trabajar y trabajaron con denuedo y, en un año ante la admiración de todos los vecinos, levantaron un hermoso templo que el arzobispo, monseñor Leonardo Rodríguez Ballón, bendice el día 1 de mayo de 1965.

En la placa que entregaron dice:

Reconocimiento especial a

LOS PADRES AGUSTINOS RECOLETOS

Por impulsar las importantes obras realizadas en favor del pueblo de Miraflores, como son:

 – Iglesia y complejo parroquial de Chapi Chico

– Capilla y complejo parroquial San Martín

– Capilla y complejo parroquial, Señor de la Sentencia.

Nos alegra que ponga PADRES AGUSTINOS sin citar personas. Debemos agradecer a un párroco de San Antonio que fue maestro en estas lides diciendo al señor alcalde de turno que el trabajo no era suyo, sino de los padres agustinos recoletos. ¡Qué bueno es sembrar bien!