Misión de frontera en Cajamarca

DSC05326

Los misioneros visitando una de las escuelas

Augusto Uriarte | Lima |Siguiendo el Programa de formación del teologado Santa Rita de Casia, del 12 al 23 de julio, los jóvenes frailes, junto con a su maestro, salieron de misión al departamento de Cajamarca, Perú, al distrito de Jesús y al Centro Poblado San Pablo.

Es el segundo año que los jóvenes hacen esta experiencia de misión en la zona rural cajamarquina. “Una de las razones ha sido para dar continuidad a lo empezado el año pasado, cuando hemos empezado este tipo de trabajos pastorales; y otra, para ayudar al párroco a hacer un sondeo de la realidad parroquial”, manifiesta, Augusto Uriarte, parte del equipo misionero.

Después de un largo viaje, y asentados ya en Jesús, los jóvenes misioneros se dividieron en dos grupos. El primero se quedó en el mismo distrito de Jesús con el fin de visitar las comunidades aledañas. Para ello contaron con la guía de las hermanas de San Pablo de Chartres. Y el segundo grupo partió al Centro Poblado San Pablo, a 37 km del distrito, para desde allí, visitar a las comunidades aledañas.

DSC05351

Parte del equipo de los frailes misioneros

Los religiosos visitaron hogares, centros de educación primaria y secundaria. En algunas instituciones han sido bien acogidos por parte de los directivos y profesores, como también de los alumnos; pero en otras instituciones, la indiferencia se ha hecho notar, tanto por parte de los directivos como por algunos alumnos. Sin embargo, los jóvenes han seguido con su misión.  

Cabe destacar que también han contado con el apoyo de algunas familias del lugar. Ellas, les han acogido y acompañado en el recorrido a algunas comunidades. Incluso han pernoctado en la casa de alguna familia, que amablemente, les invitaba a quedarse sus humildes casas de campo. Allí han brindado a los misioneros en las comidas, los productos que ellos mismos producen en sus campos: trigo, cebada, maíz y papas.

En las visitas a los colegios han transmitido el mensaje cristiano a los niños y a los adolescentes, de forma dinámica y divertida, poniendo en juego sus conocimientos pastorales y empáticos. Asimismo, han tenido celebraciones comunitarias: Eucaristía, Rosario, novena a la Virgen del Carmen, participación en la catequesis de confirmación.

En algunos lugares, los jóvenes se han encontrado más respuestas positivas que en otros; sin embargo, en ambas situaciones se ha cumplido con la labor misionera. Y, en todo momento los jóvenes no hay disminuido su entusiasmo y la pasión que llevaban dentro, como buenos agustinos recoletos, para anunciar el Reino de Dios.

Anuncios

Comments

  1. Fermin Moriones Zubillaga says:

    Experiencia fabulosa…quien aprende más los de Cajamarca o los Agustinos Recoletos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: